Calavera en Madrid

Muy cerca de la Gran Vía y de paralela a la siempre concurrida Fuencarral encontramos Calavera. Hallar un lugar que derroche personalidad como lo hace este local no es sencillo y desde el mismo momento en el que paséis por delante o cruceis su puerta, os veréis inmersos en un multiverso de matices, en el que resulta complicado reparar en todos los detalles decorativos con los que Sara, su propietaria y diseñadora,  ha querido poner un sello  distintivo a este proyecto.  Un lugar abierto e irreverente donde poder disfrutar de una extensa carta de cócteles o adquirir cualquier pieza del mobiliario que decora cada una de las diferentes estancias de una manera singular y ecléctica, con detalles que van desde el estilo industrial hasta el rococó, pasando por un vintage un tanto oscuro. Aunque su esencia de coctelería prima por encima de todo lo demás, en Calavera también hay tiempo para el picoteo y de ahí nace su carta finger food con algunos platos sencillos deliciosos. Además, tienen el detallazo de sacar ambigús y  aperitivos que van pasando por las mesas para que los clientes puedan probar algunos bocados mientras disfrutan de sus bebidas. Ciertamente, encontrar un sitio así es un tesoro y los Food Fighters ya lo hemos fichado como un ‘must’ en nuestras visitas a Madrid y tenemos nuestra estancia-rincón favorita apalabrada porque, no os lo hemos dicho pero… #Secret 😉