STREETXO en Madrid

Jamás nos hubieramos perdonado no hacer la cola de espera para STREETXO ,el local de marcado acento callejero y disruptivo del chef ídem, Dabiz Muñoz. La azotea del Gourmet Experience de El Corte Inglés de Serrano acoge un establecimiento que no admite reservas pero que te atrapa desde el principio, sobre todo si eres abierto y tienes ganas de jugar, experimentar y, sobre todo, dejarte llevar. Una bienvenida de coctelería super original donde el asesoramiento fue extraordinario nos hizo gritar con el adictivo poso picante de un ‘Viva México cabrones’ al mismo tiempo que algunas notas cítricas memorables con recuerdos a lima y bergamota hacían de las suyas en nuestras glándulas salivares al ritmo de una potente música de fondo que acompaña tu viaje gastro.  Nos encantó el ambiente y propuesta del local:  industrial, punk y con un punto macarra e incorrecto. Y sobre todo, el espectáculo de la cocina abierta en el centro pero perfectamente coordinada donde no hay movimientos aleatorios. Dejaros aconsejar y sobre todo, dejaros llevar para no perderos ni un detalle del show: la atención del personal es sencillamente memorable y te contagian sonrisa y ganas de seguir al pie de la letra todas sus recomendaciones mientras desfilan ante tí camisas de fuerza; brasas, llamaradas y sopletes. Nuestro periplo ‘solido’ incluyó algo tan original como el conejo al josper con saté picante, las zamburiñas con coco y kimchi o la crispi-burger de cangrejo, plato este últilmo absolutamente memorable que están a punto de sustituir. El sabor es inenarrable. La puesta en escena de los platos también es digna de mención: Muchos de ellos se presentaron sobre láminas de algo parecido a un papel en blanco y los cocineros los acabaron de preparar ante nosotros como si pintaran un lienzo, como si nos dibujarán un horizonte de sensaciones pero sobre todo, de futuros recuerdos que nos acompañaran siempre. Quedamos irrremediablemente atrapados. De hecho, de alguna manera, continuamos allí, sentados en dos taburetes mientras miramos por la ventana hacia el cielo de Madrid que, al mismo tiempo, nos devuelve la mirada con una sonrisa complaciente 🙂

+ Info